Enel-Conecta
Cargando...

c a r g a n d o

Haciendo nuestra la nueva realidad
JUNIO 05, 2020

La palabra de moda por estos días es reinventarse. Todo el mundo la cita y hasta parece que pierde sentido pues simplemente se le asocia con la adaptación.

Pero reinventarse no solo es adaptarse, ya que este concepto tiene que ver más con amoldarse a las situaciones externas que conocemos o esperamos, como por ejemplo el clima.

Por el contrario, la reinvención es una adaptación abrupta frente a un giro inesperado y casi siempre desconocido. Este nos obliga a cambiar, aunque no teníamos pensado hacerlo, y tal vez por eso generemos resistencia.

También está ligado con la teoría de la selección natural de Darwin ya que nos impulsa a querer sobrevivir y responder asertivamente a ese cambio.

Y no es fácil porque significa dejar lo que fuimos y prepararnos para situaciones inesperadas. Nos obliga a mirar de frente nuestros miedos, a cuidarnos siendo valientes, a replantear las ideas y a buscar nuevas formas de relacionarnos.

Porque reinventarse es cambiar conductas, es crearnos de nuevo de acuerdo con lo que imponga la realidad y eso, aunque nos parezca terriblemente difícil, puede ser positivo dependiendo de la forma en la que lo afrontemos.

¿Cómo podemos reinventarnos en tiempos de la nueva normalidad?

  • Miedo no te tengo miedo: es normal sentirlo en una situación como esta, pero no hay que exagerar con el cuidado, la protección y la paranoia.
    A lo que nos referimos es que pienses en lo bueno que tienes en este momento y lo vivas sin pensar en mañana; la vida es incertidumbre y cambio constante, y entenderlo puede ser una manera de reducir el miedo.
  • Arriba el optimismo, abajo el pesimismo: es un hecho que la gente optimista, que ve "el vaso medio lleno", tiende a superar las adversidades más rápido y de forma menos traumática.
    Para cultivarlo enfócate en lo que quieres y crea mensajes de aliento para repetírtelos mentalmente, tu cerebro creará las conexiones neuronales correctas para que tú mismo los cumplas.
    Del mismo modo funciona el pesimismo, si todo el tiempo tienes pensamientos negativos y te juntas con gente que lo es, tu cerebro irá por el mismo camino; la conclusión: ¡aléjate de la gente pesimista!
  • Quédate en casa para conocerte: esta pausa obligada nos está enfrentando con mucho tiempo libre, entonces qué tal si lo usas para analizar tus fortalezas, lo que te gusta, te apasiona y te mueve.
    ¿Qué te gustaría hacer después de esto? ¿Cambiarías de oficio? Pregúntate, cuestiónate y sé curioso con lo que pasa afuera y con las historias de personas que luego de crisis, salieron adelante fortalecidas.
  • La creatividad está en casa: aunque muchos encuentran sus costados creativos teniendo contacto con la calle y sus estímulos, también el espacio casero puede ser un buen punto de conexión con ella.
    ¿Te gusta cocina? Adelante. ¿Dibujabas cuando niño? Retómalo. ¿Amabas leer? Toma el libro que dejaste abandonado. ¿Sabes tejer en dos agujas? En Youtube hay miles tutoriales para ponerlo en práctica, etc. etc.
  • Llénate de fuerza de voluntad y disciplina: de nada sirven los consejos anteriores si no le sumas estas dos cualidades para conseguirlos.
    Sigue amigándote del medio ambiente: en estos meses de pausa, los animales salvajes se han tomado las ciudades y el aire está significativamente más limpio, así que, cuando vuelvas a la nueva normalidad, intenta mantener hábitos amigables con el planeta como el reciclaje o el compostaje.

En medio de la crisis, trata de redescubrirte y ver cosas que no conocías o habías olvidado de ti. Si los tienes, agradece la salud, el trabajo, techo y estar cerca de tu familia y si te falta alguna, recuerda que nada es para siempre y "esto también pasará".

Y mientras tanto, disfruta los beneficios de tu programa de lealtad Conecta e invita a tus familiares y amigos a unirse.

Volver